Doctor  ¿ que me recomienda para estar sano?

Productos Extremeños hijo....

 

Conseguir una alimentación equilibrada y sana es realmente sencillo: únicamente hay que procurar tomar alimentos variados . Daremos 10  consejos útiles para ello.

Cocinar alimentos frescos con cierta frecuencia, utilizar como norma conservas, platos ya hechos, comer con frecuencia fuera de casa ... esto es un problema para el valor vitamínico y mineral de nuestras comidas. Sí por alguna razón nos vemos obligados a comer de este modo, procurar al llegar a casa tomar ensaladas, un plato de verdura, fruta y lácteos que complementarán el valor vitamínico y mineral de nuestra dieta diaria.

 

 

 

En la dieta de los paises desarrollados generalmente sobran grasas y proteínas. No des tanta importancia a comer alimentos proteicos y orienta tu elección hacia aquellos preparados con pocas grasas revalorizando el papel de las legumbres y los cereales en la dieta.

Un trabajo con más de 34.000 mujeres de EEUU revela que una ración diaria de cereales puede reducir en un tercio el riesgo de enfermedad coronaria. Otros alimentos del grupo son: el arroz, la pasta y el pan integral. Por su parte, los cítricos, ciruelas, manzanas, legumbres y nueces, entre otros, reducen el colesterol por su contenido en fibra soluble.

Afortunadamente, en España se usan muy abundantemente aceites y grasas vegetales como el aceite de oliva o el de girasol que son saludables, accesibles y reducen el riesgo de problemas cardiovasculares como ocurre también, por otra parte, con la grasa contenida en todos los pescados.

 

Sí necesitas ajustar tu dieta, por cualquier problema de salud o de sobrepeso, consulta con un profesional antes que someterte a esas dietas extrañas o "milagrosas", cuando no llenas de peligro, que tan alegremente circulan. Recuerda que el elemento primordial en el éxito de cualquier tipo de dieta es que la persona aprenda a comer adecuadamente, entienda, comprenda, cuales son sus necesidades y cómo satisfacerlas comiendo sin poner en peligro su salud. Caso contrario, será un "repetidor" de dietas que nunca solucionarán definitivamente su problema.

No olvides que aportes adecuados de calcio son preventivos de problemas tan serios como la osteoporosis 

 

 

                                  

                                  

                                  

         

 

 

 

 

 

            

Nadie puede recomendar el consumo de alcohol que, en exceso, es muy perjudicial para la salud y resulta una verdadera droga. Sin embargo, dosis moderadas pueden ser un placer y muy útiles en la prevención de las enfermedades cardiovasculares, especialmente el vino tinto. No es ninguna novedad que consumir vino moderadamente (uno o dos vasitos con la comida) es saludable. Los polifenoles (antioxidantes) que contienen las uvas, y que dan color a esta bebida, convierten al vino en un protector cardiovascular siempre que se consuma con prudencia. También el té es beneficioso para el corazón. Esta bebida es rica en flavonoides, otra clase de antioxidantes que previenen la formación de placas de ateroma que obstruyen las arterias. Según un estudio realizado en Boston (EEUU) con 700 personas, los que beben una taza diaria de té reducen, incluso hasta la mitad, el riesgo de sufrir un infarto.

Diariamente, debe tomar al menos dos unidades de fruta, siendo una de ellas un cítrico

Come algo naranja

Estudio tras estudio ha demostrado que quien consume mas beta-caroteno en frutas y vegetales, fumadores incluidos, tienen menos posibilidades de desarrollar cáncer y enfermedades del corazón. Incluye en tu dieta albaricoques, naranjas, zanahorias o fresas.

Pidas lo que pidas, pídelo con tomate

  Un estudio de mas de 88 monjas (con edades comprendidas entre los 77 y los 98 años) ha demostrado que aquellas con un nivel mas alto de lycopene, un compuesto carotenoide que se encuentra principalmente en el tomate, eran las que menos ayuda necesitaban a la hora de llevar a cabo actividades tales como bañarse, vestirse y andar

 

 

Consume vitamina C

Aquí está el porqué: diversos estudios han demostrado que junto al beta-caroteno y la vitamina E, esta vitamina, omnipresente en frutas como el kiwi, la fresa, el limón o la naranja, constituye un poderoso protector contra el cáncer además de reducir tu colesterol. El descenso en los últimos años de cánceres de estómago en Estados Unidos ha sido achacado por el estamento médico al consumo masivo de zumo de naranja.

Di sí a la fresa

Cuando científicos norteamericanos se pusieron a medir el poder antioxidante de 12 frutas comúnmente consumidas, comprobaron que, en una relación gramo a gramo, la fresa se lleva la palma por lo que a contenidos de vitamina C, vitamina E y beta-caroteno se refiere, los tres antioxidantes por excelencia. 

 

 

 

 

 

Es imprescindible ingerir diariamente un plato de verdura cocinada y otra ración (incluso como guarnición de otro plato) de verdura cruda (como ensalada).

 

 

 

 

 

 

 

Los suplementos, sólo si son necesarios

Una dieta equilibrada, rica en frutas y verduras, en cereales, pescado y pobre en grasas saturadas aporta todos los nutrientes. En ocasiones, las alergias alimentarias o determinadas patologías pueden requerir el uso de complejos vitamínicos que suplan algunas carencias dietéticas. Según los especialistas, siempre que el consumo de estos preparados no sirva de excusa para cometer excesos o para eliminar innecesariamente ciertos alimentos de la dieta, los suplementos vitamínicos pueden completar una buena alimentación. Es importante que un médico vigile su administración.

 

 

 Tomar pescado al menos una vez a la semana (atún, salmón, sardinas, arenques, caballa, pez espada) reduce el riesgo de sufrir un infarto hasta en un 52%. Además, el pescado ayuda a prevenir arritmias graves. Los beneficios cardiovasculares del pescado provienen, fundamentalmente, de su grasa. Esta contiene ácidos del grupo omega, que reducen la formación de trombos en las arterias.

 

 

 Página principal con marcos

VOLVER A MENÚ