Obesidad   

ANTES DE CONOCER

CAMBIA TU IMAGEN

NUTRIWEB
YO ESTABA OBESA

¿Que es?

¿Soy Obeso?. Realiza un TEST.

Conoce las causas.

Como prevenir.

Riesgos para mi salud.

Beneficio de la pérdida de peso.  

Falacias en la reducción de peso.

¿Qué es la obesidad ?

Técnicamente, la obesidad es un aumento de la cantidad de grasa corporal y, con ello, un aumento del peso corporal.

OBESIDAD: Del latín obedere, comer mucho.

Gordo: Del latín gurdus, torpe.

    El diccionario lo define como: De muchas carnes; muy abultado y corpulento; graso y mantecoso.

    Definición: "Aumento de la cantidad de grasa corporal".

    Este aumento se traduce en un aumento del peso y, aunque no todo incremento del peso corporal es debido a un aumento del tejido adiposo, en la práctica médica el concepto de obesidad está relacionado con el peso corporal.    

¿Es una enfermedad?  Indudablemente es una enfermedad. Desgraciadamente la población en general, parte de la profesión médica y de los responsables de la Salud Pública, la siguen catalogando como el resultado de "la glotonería y falta de fuerza de voluntad".

Sí, pero no se trata solamente de una enfermedad con consecuencias físicas, sino también con importantes consecuencias médicas, sociales, económicas y psicológicas. Y existen factores de riesgo asociados que pueden acortar la esperanza de vida del enfermo obeso.

Antecedentes .

Ya en 1985, tuvo lugar en EEUU la primera conferencia médica sobre los riesgos de la obesidad para la salud. Aquella conferencia marcaba el principio de una nueva era de concienciación en materia de obesidad: la influencia de la grasa en el riesgo cardiovascular.

Se empezaba a estudiar de forma seria la relación entre obesidad y factores de riesgo como la hipertensión arterial , accidentes cardiovasculares y cerebrales, etc.

Los pacientes

Aunque socialmente la persona obesa era considerada como una persona "que comía demasiado" y "siempre estaba de buen humor", el médico debía enfrentarse al paciente obeso, un paciente complicado, difícil de tratar desde el punto de vista médico.

En la actualidad, la OMS ha catalogado la obesidad como "la epidemia del siglo XXI". Ante tal panorama, nunca está de más señalar la importancia de la prevención desde la infancia y la necesidad de imponer el criterio médico por encima de los criterios que dicta la estética. Porque, afortunadamente, sabemos que el peso sano no tiene porqué coincidir con el peso estético.

  ¿Soy Obeso?.

En la actualidad el grado de obesidad se establece a través del cálculo del Indice de Masa Corporal (IMC, el BMI o Body Mass Index de los anglosajones).

    Mediante el IMC el grado de obesidad se clasifica en:  

·       Obesidad Leve:

o      Varones= 25 - 29,9 kg/m2.

o      Mujeres= 24 - 28,9 kg/m2.

·       Obesidad Severa:

o      Varones= 30 - 40 kg/m2.

o      Mujeres= 29 - 37 kg/m2.

·       Obesidad Mórbida:

o      Varones= > 40 kg/m2.

o      Mujeres= > 37 kg/m2.

  Calcula tú  Índice de masa corporal pulsando aquí 

 

 

       Causas

Las causas de la obesidad son múltiples, e incluyen factores tales como la herencia genética, el comportamiento del sistema nervioso, endocrino y metabólico y el tipo o estilo de vida que se lleve.

En conjunto puede haber dos principales causas:

Ingerir mas  calorías de las que el cuerpo gasta.

Menor actividad física que la que el cuerpo precisa.

La obesidad se produce por  alteraciones en el equilibrio de entrada/salida de energía. Como consecuencia se pueden producir diversas complicaciones como son la hipertensión arterial, la diabetes mellitus y las enfermedades coronarias.

La herencia tiene un papel importante, tanto que de padres obesos el riesgo de sufrir obesidad para un niño es 10 veces superior a lo normal. En parte es debido a tendencias metabólicas de acumulación de grasa, pero en parte se debe a que los hábitos culturales alimenticios y sedentarios contribuyen a repetir los patrones de obesidad de padres a hijos.

Otra parte de los obesos lo son por enfermedades hormonales o endocrinos y pueden ser solucionados mediante un correcto diagnóstico y tratamiento especializado.

Buscando el equilibrio.

Si tenemos exceso de grasa debemos calcular las calorías que representan y disminuirlas en la ingesta en un periodo de tiempo adecuado.

Contenido en calorías de diversos elementos:

Cada gramo

Contenido en Calorías

grasa

9

alcohol

7

proteína

4

glúcidos

3,75

Y en cuanto a alimentos por cada 100 gramos:

Alimentos

Contenido en Calorías

Lentejas

351,6

Almendras

639

Margarina

760

Naranjas

37,2

Leche de vaca               68,4
Carne de ternera              150,2
Sardina              173,6

 
Si la obesidad continúa creciendo como en la actualidad, el 18% de los hombres y el 24% de las mujeres de todo el mundo serán obesos en el año 2005.

En la actualidad, aproximadamente 250 millones de personas son obesas y la Organización Mundial de la Salud (OMS) estima que en el año 2025, esta cifra alcanzará los 300 millones.

La proporción de personas obesas se ha duplicado en la década de los 80.

Mi

Las DIETAS MILAGROSAS NO EXISTEN. Si realmente deseas perder y/o controlar tu peso, lo mejor es acudir a un endocrino y que te ponga a régimen de forma ordenada y bajo su control.

NO hagas dietas bajo tu cuenta y riesgo, pues podrían causar graves trastornos sobre tu salud, además de crearte una predisposición a caer en la llamada obesidad refractaria, que es la resistencia que adquiere el organismo a las dietas al estar acostumbrado a ser "ahorrativo" por pasar a menudo por periodos de "hambre".

    Incluso hay gente que ha estado sometida a dieta 0 (Dieta "cero")hospitalaria, osease, a un ayuno absoluto, y tras 15 días de beber agua y tomar vitaminas ha salido con unos cuantos kilos de mas.

    Tu organismo es muy sabio y delicado, no juegues con él.

Como prevenir la Obesidad

Actualmente se considera que la reducción del peso corporal entre un 5 y un 10% ya supone una importante mejora ante los factores de riesgo asociados con la obesidad. Si te convencí de la conveniencia de estar delgado, enfoquemos el tema de la prevención. ¿Cómo se hace?

MANTENER UN RITMO DE VIDA ACTIVO.  

                             

    El sedentarismo no nos ayuda física ni mentalmente. Cualquiera que sea nuestra ocupación, la actividad física siempre será nuestra aliada. Si somos empleados, amas de casa, estudiantes o profesionales, no pretendamos repentinamente hacer deportes de alta competición. Pero sí actividad de mediana intensidad: caminar, correr, bailar, nadar, andar en bici o hacer gimnasia. Resultan actividades fantásticas para nuestro propósito y se practican muchas de ellas gratuitamente en parques y plazas.

ELEGIR UNA ALIMENTACIÓN SANA Y PLACENTERA, QUE SATISFAGA NUESTROS SENTIDOS.

    Que comprenda todos los alimentos llamados protectores, que nos aporten la energía: proteínas, vitaminas y minerales en una proporción que favorezca el desarrollo de la masa muscular más que la adiposa: lácteos y carnes magras, verduras, frutas, cereales integrales, legumbres.

    Preferir las fuentes de almidón y limitar, sin excluir, las grasas y preparaciones ricas en ellas: manteca, frituras y salsas. Distribuir los alimentos en tres o cuatro porciones diarias e ingerirlos paladeándolos, en un ambiente tranquilo y agradable, sin presiones, disfrutando del momento.

MENOS T.V.

   ¡Sí, leísteis bien! El televisor encendido actúa sobre el incremento del peso a través de varios mecanismos:

·       Implica una reducción de la actividad física al suplantarla en los momentos de ocio.

·       La publicidad de alimentos ricos en azúcares y grasas (postres, galletitas, chocolates) tienen sobre nosotros un fuerte impacto y no sólo sobre el público infantil

·       Cuando las comidas se realizan mientras se mira algún programa, se pierde la noción de la calidad y la cantidad de los alimentos ingeridos.

·       El permanecer durante horas frente a la pequeña pantalla puede generar- en algunas personas- una sensación de vacío emocional que es calmado mediante el "picoteo" (" necesito masticar algo dulce y crujiente") que a menudo no es evaluado en su justa medida al hacer el cálculo calórico.

INTERPRETAR MEJOR LO QUE ES UNA BUENA SILUETA.

    Evitando el culto a la delgadez extrema, impuesta a menudo por los medios y por los diseñadores de modas. Este error- al nivel de la conducta alimentaria- afecta no sólo a las mujeres sino también a los hombres, empujándolos a alcanzar un ideal de figura difícil de mantener en forma paralela con la salud.

    La práctica de dietas muy restrictivas, acompañadas de actitudes bulímicas conduce a la frustración y a un efecto de engorde. Y si HAS ENGORDADO, no consideres que todo está perdido. También aquello de "más vale tarde que nunca" está vigente. Trata de no embarcarte en dietas "locas" o "milagrosas". Se práctico y consulte con su médico. Sobre todo si en tu familia hay antecedentes de hipertensión arterial, diabetes o enfermedades cardiovasculares.

Cuidado con las grasas



Según dónde se localice la grasa en el organismo, se intensifican más los riesgos. La obesidad en "manzana", más propia de los varones, es la más peligrosa porque constituye un importante factor de riesgo para las enfermedades coronarias, angina de pecho e infarto de miocardio. En este tipo de obesidad la grasa se acumula preferentemente en el abdomen.

La obesidad en "pera", más frecuente en las mujeres, es menos peligrosa para el corazón pero favorece la aparición de varices. La grasa se acumula en las caderas y muslos.



Recordemos que la ingesta excesiva de grasas es una de las causas principales de la obesidad. Por ello, para que el tratamiento de la obesidad tenga éxito es necesario disminuir el porcentaje de grasas que ingerimos con los alimentos.

A pesar de que la grasa es necesaria para nuestro organismo, se ha de evitar consumirla en exceso. Es recomendable que las calorías provenientes de grasas no sean superiores al 30 % de todo el aporte calórico (55 % de hidratos de carbono y el 15 % restante de las proteínas) ya que su consumo en exceso es perjudicial y, como hemos visto, es la principal causa de la obesidad.



Las grasas dan untuosidad a los platos que comemos y hacen que la comida sea más agradable a nuestro paladar. Las grasas desempeñan un importante papel como determinante de las propiedades gustativas de la comida, lo que llamamos "palatabilidad". Sin embargo, dado que la ingesta excesiva de grasas es perjudicial para la salud es preferible utilizar especias y hierbas frescas para dar sabor a los platos.

Riesgos para mi salud. 

Nuestra salud está en juego, así que mejor no te la juegues. Un exceso de masa corporal –y repito que un exceso no es "unos cuantos quilos de más"– puede representar un muy serio problema, ya que afecta y perjudica tanto al sistema esquelético, como al dermatológico, al respiratorio o al cardiovascular.

Al margen de criterios estéticos, son tantísimas las enfermedades asociadas a la obesidad, que los riesgos son demasiado altos como para correrlos. La obesidad debe tratarse médicamente, pero a parte de acudir a tu médico, es preciso que estés informado de cuáles son las enfermedades más corrientes que la obesidad puede desarrollar. Y aunque te ayude tu médico, sólo tú puedes evitarlas.

La diabetes: Las personas obesas tienen un riesgo tres veces mayor de que aumente el azúcar en la sangre por encima de los valores normales y que se desarrolle la diabetes de tipo II (la provocada por una segregación en cantidades inadecuadas de insulina).

La hipertensión: Es debida en parte al aumento de tejido por el que tiene que pasar la sangre que sale del corazón, lo que obliga a éste a bombear con un ritmo y volumen de sangre por minuto mayores. Este aumento de la acción cardiaca, unido a la mayor resistencia a la circulación que presenta la mayor masa de tejido comporta una aumento de la presión de la sangre en las arterias: tensión arterial. Y es altamente perjudicial.

Aterosclerosis: Es una enfermedad arterial generalizada en la que se produce un endurecimiento de la arteria muy fuerte. Este endurecimiento es consecuencia del engrosamiento y la pérdida de elasticidad de la pared arterial, debido, por otra parte, al aumento de colesterol en la sangre. Constituye una de las primeras causas de mortalidad de la civilización moderna, aunque se puede intentar detener su evolución con una dieta exenta de grasas.

Trombosis y embolias: Como consecuencia de lo explicado hasta ahora, y al ser la sangre más espesa, es fácil que se taponen las arterias (trombosis) y que la sangre coagulada produzca una especie de émbolos circulantes que se incrustan en alguna arteria más pequeña del pulmón o del cerebro. Esto, generalmente, provoca graves consecuencias ya que se interrumpe nuestro flujo sanguíneo.

Problemas en la vesícula o vías biliares: Debido a una excesiva producción de colesterol en el hígado, también la bilis recibe mayores cantidades. Este colesterol tiene una tendencia a cristalizarse en la vesícula biliar y en sus conductos, donde se llegan a formar los cálculos (las conocidas piedras en la vesícula).

Riesgo a desarrollar cáncer: según diversos estudios se ha podido comprobar que, cuanto mayor es el exceso de peso, más se corre el riesgo de padecer algún tipo de cáncer de colon, de recto o de próstata en el caso de los hombres. En el de las mujeres, tienen más probabilidad de padecer cáncer de mama, o de útero .

Además de estas enfermedades más corrientes, ser obesa u obeso conlleva otras complicaciones. Toma nota:

La obesidad provoca serios problemas en las articulaciones debido a que la estructura ósea y muscular tiene que soportar -y permitir el movimiento- de una masa corporal mucho más grande de la prevista. Además, las personas obesas tienden a sufrir "osteoartrosis" (artrosis en los huesos) que, añadida a la rigidez de las articulaciones o a la hinchazón, produce una mayor presión sobre la parte baja de la espina dorsal y las piernas. Por eso mismo son frecuentes los dolores de espalda, debidos al peso de la parte superior del cuerpo y a la pérdida de fuerza de los músculos abdominales, lo que descarga la presión sobre la parte inferior de la espina dorsal.

La obesidad también supone un gran riesgo durante la respiración ya que, al resultar más laboriosa (por la dificultad de mover el diafragma en el abdomen y la mayor resistencia de la caja torácica a la dilatación por el exceso de grasa que la recubre) provoca que la presencia del oxígeno en la sangre sea insuficiente. Y, ¿qué provoca esto? Entre otras cosas, somnolencia, aturdimiento y serias complicaciones funcionales.

Igualmente, se es más propenso a los problemas dermatológicos provocados por infecciones causadas por hongos en aquellas zonas del cuerpo donde se forman pliegues cutáneos y hay fricción de la piel, como por ejemplo, en la ingle.

 

Beneficios de la pérdida de peso.

 

Perder peso no significa solamente estar más guapo/a y tener un cuerpo diez, sino conseguir un peso más sano. Tal vez el peso que a ti te conviene no está dentro del peso marcado por la moda actual, pasajera y exigente. Y claro que quieres sentirte bien y ver los resultados del esfuerzo, pero tal vez para ello deberías ser paciente y constante.

No sólo estás perdiendo peso, estás contribuyendo a mejorar tu salud

Beneficios de una pérdida del 5 al 10 % de sobrepeso

       se reduce el riesgo cardiovascular
se reduce la presión arterial
disminuye el colesterol y el azúcar
se reduce la somnolencia
disminuye el ronquido
se facilita la respiración
se tienen menos dolores articulares y musculares
se consigue una mayor energía y una mayor sensación de bienestar.

FALACIAS EN LA REDUCCIÓN DE PESO

                  Muchas personas han decidido perder  peso y desean comenzar un programa de reducción de peso.  Algunas buscan orientación profesional, pero otras comienzan a hacerlo con información que han leído o simplemente se dejan guiar por consejos de familiares o amigos.  A veces con buena intención, se recomiendan métodos cuestionables, estrategias poco efectivas o alternativas que no tienen evidencia científica alguna.  En este proceso de preguntar y recibir información podemos confundirnos, frustrarnos al no conseguir los resultados esperados o simplemente iniciar prácticas peligrosas a nuestra salud.  

                A continuación presento algunas de las falacias más comunes en la creencia popular sobre la alimentación y la pérdida de peso.  Esperamos que esta información aclare dudas y ayude a que el inicio de esa buena decisión de llegar a un peso saludable sea a través de un método seguro y efectivo.

      Tengo que pasar hambre si realmente quiero perder peso.

Explicación:  Se puede perder peso sin pasar hambre si se lleva una dieta que incluya además de las tres comidas, merienda saludables y bajas en calorías.

       Hay que eliminar el arroz y las habichuelas.

Explicación:  El arroz y los granos son alimentos que no contienen grasa, pero sí hidratos de carbono y proteínas.  Así que se pueden incluir, pero hay que reducir las porciones.  

     El limón tiene alguna propiedad que ayuda a disolver la grasa del cuerpo.

Explicación:  El limón es una fruta cítrica bien baja en calorías.  Se puede utilizar en jugos y para las comidas sin añadirle calorías a los platos.  Sin embargo, no tiene propiedades especiales para eliminar el tejido adiposo del cuerpo.

   La mejor dieta para perder peso es una alta en proteínas  y baja o libre de hidratos de carbono.

Explicación:  Las dietas  bajas en fibra se asocian con cáncer de colon.  Cantidades excesivas de proteínas también pueden dañar la función de los riñones y aumentar el colesterol en sangre.  Para tener una dieta saludable se recomienda que entre un 50 – 60% de las calorías diarias provengan de los hidratos de carbono.

    No importa qué come realmente la persona , lo que afecta es la hora de las comidas.

Explicación:  Ciertamente, se ha encontrado que cenar y al poco tiempo acostarse a dormir puede provocar en algunas personas mala digestión o problemas de sueño.  Sin embargo, aunque debemos tratar de no hacer la cena tarde en la noche, para perder peso más importante que la hora de las comidas es qué alimentos se consumen y el total de las calorías en las 24 horas.  

     “Todo me engorda”, incluyendo el agua que me tomo”.

Explicación:  En ocasiones las personas tienen la sensación de que su ingesta de calorías no es alta.  Pero, si hay aumento en peso, la persona está consumiendo más calorías de las que está gastando.  Por otro lado, el agua no tiene calorías.  

    Las vitaminas me han aumentado en peso.

Explicación:  Las vitaminas y los minerales son nutrientes esenciales para nuestro cuerpo, sin embargo, no proveen calorías.  Los nutrientes que aportan calorías son: los hidratos de carbono ( 4 calorías por gramo ), las proteínas ( 4 calorías por gramo ), y las grasas ( 9 calorías por gramo ).  

   Si deseo perder peso debo preparar las carnes sin sal y sin sabor.

Explicación:  Para perder peso debemos reducir o eliminar las grasas de las comidas.  Sin embargo, podemos preparar los platos con buena apariencia y gran sabor si utilizamos especies que no provean calorías como: ajo, cebolla, pimientos, hojas de laurel, canela, vainilla y otras.  La sal se puede incluir de forma moderada y la misma se va a restringir si hay problemas de retención de líquido o de hipertensión  arterial.  

     La dieta es más importante que el ejercicio o la actividad física ayuda más que la alimentación.

Explicación:  Los dos aspectos son vitales para bajar el peso de forma saludable.  Las personas pueden perder peso con dieta solamente, pero la reducción será más lenta.  El ejercicio también ayudará a aumentar la masa muscular, bajar el % de grasa en el cuerpo y a mejorar la salud en general.  Por otro lado, hacer ejercicios solamente sin cuidar la alimentación disminuirá la competencia atlética, hará más difícil la pérdida de grasa corporal y puede resultar en un pobre estado nutricional.

     Si después de estar un tiempo a “dieta” dejo de perder peso, eso significa que el programa no funciona.

Explicación:  En el proceso de perder peso existen varias fases.  La primera etapa es cuando se bajan kilos de forma bien rápida y es también cuando más líquido se pierde.  Luego hay una etapa de “estancamiento” debido a ajustes metabólicos y finalmente, se vuelve a perder peso de forma rápida.  Es en ésta última cuando más grasa corporal se elimina.

    Lo más importante es vigilar las calorías y no el tipo de alimentos.

Explicación:  Ambos factores son de mucha importancia.  Si la persona excede las calorías que necesita no va a perder peso, pero si consume las calorías que requiere y no hace la selección adecuada de alimentos podrá bajar kilos y también empeorar su estado de salud.  

   Para acelerar la pérdida de peso debo omitir el desayuno y sólo hacer una o dos comidas sin meriendas entre ellas.

Explicación:  El desayuno es posiblemente la comida más importante tanto para los niños como para los adultos.  Se ha encontrado que las personas que no desayunan, su metabolismo se vuelve más lento y pierden menos peso. Por otro lado el uso de meriendas está muy indicado, ya que ayuda a prevenir niveles bajos de glucosa y promueve un mayor control en la dieta.